sábado, 22 de marzo de 2014

Necesidades Reales, Mundos Virtuales

Anthony Storr, en su libro La Música y La Mente, habla de situaciones distintas en las que el individuo está sólo: la soledad y el retiro voluntario, y esboza alguno de los beneficios que nos puede reportar el segundo.
Cuando de lo que se trata es de auténtica soledad, prolongada en el tiempo y con pocos visos de ser resuelta, es fácil caer en el error de confundir cosas y esperar más de lo que debemos de algo o de alguien. Buscamos compañía, consuelo, entendimiento, en mundos alternativos que no han sido creados para eso. Pensamos que una palabra dicha a volapié un día, un emoticono de complicidad, una frase de comprensión leída o escuchada en el momento preciso, significa que hemos encontrado algo de compañía, alguien interesado en ayudarnos a hacer más llevadera la soledad, un pequeño apoyo que nos quiere ayudar a que todo sea más fácil. Y cuando nos damos cuenta de que no es así, de que ese supuesto interés que nos hemos imaginado no existe, que cada quien vive con sus grandes o pequeñas cosas y no necesita ni le interesan más problemas a los que ayudar a encontrar solución, nos llevamos un chasco y nos sentimos aún peor.
La culpa es, sin duda, de quienes buscando escapar de sensaciones desagradables, creemos ver cosas donde no las hay, y esperamos lo que no debemos esperar porque no lo vamos a tener.
Cuanto antes nos demos cuenta de esto, desliguemos unas cosas de otras, y pongamos cada cosa en el sitio del que nunca debían haber salido, antes dejaremos de llevarnos mas desilusiones.

Inspirado parcialmente por @NagyNellbrack que me ha hecho ver un poco mi error.

miércoles, 19 de marzo de 2014

Ésta, Mi Nueva Soledad

Nunca he tenido miedo a la soledad, de hecho siempre me ha gustado, muchas veces la he buscado.
Pero cuando estar solo va acompañado de no tener una vida, no de poder romper esa soledad cuando lo necesitas, de llevar meses mirando las mismas cuatro paredes, empieza a hacerse más duro de la cuenta.
Conoces gente en el mundo virtual, y eso ayuda ocasionalmente a sobrellevarlo, pero es difícil que se materialice en un encuentro real, con lo que muchas veces, después, la sensación de vacío es aún mayor.
El tiempo seguirá pasando, y las cosas irán volviendo poco a poco a una nueva normalidad, pero mientras, se hace largo... muy largo...

lunes, 23 de diciembre de 2013

Mi "Felicitación" Navideña.

Estamos ya de lleno en esos días de celebraciones, paz, amor, concordia, buen rollito entre seres humanos y todas esas cosas que los comerciantes, instituciones y demás nos han enseñado que debemos sentir, y que los periódicos y la puñetera realidad se empeñan en desmentir.
Me sumo a ello, y desde aquí deseo a los lectores de mis humildes blogs que celebren lo que sus creencias les dicten y lo que sus corazones y conciencias les permitan. Y que el próximo año ayude a borrar lo que de éste deba ser eliminado y a alcanzar sus más altos anhelos.

jueves, 19 de diciembre de 2013

Nostalgias.

Y de pronto, todos esos recuerdos de más de diez años de tu vida, de los que ya han pasado otros tantos, vuelven a surgir con fuerza. Y te das cuentas que de que echas de menos a muchas personas, y de que quieres volver a verles y a sentirte como en aquellos años. Y aunque sabes que ya nada es igual, intentas al menos que se parezca.
Y cuando ves que a todas esas personas les apetece lo mismo, y se esfuerzan por que sea así, y están dispuestos a hacer muchas cosas por ello, sientes una alegría enorme. Y sientes que, en el fondo, siguen estando ahí.

lunes, 2 de diciembre de 2013

Por Qué Dudo Sobre las ONG's

Una vez, tomando unas cervezas, una amiga me contó una historia. Un conocido suyo trabajaba con una ONG en un pueblo de África donde las personas debían caminar kilómetros para poder hacerse con agua potable. Esta ONG decidió construir un pozo en el pueblo y hacer la vida más fácil a sus habitantes, y así lo hicieron. Al cabo de un tiempo, les dijeron que muchas gracias, que ahora los habitantes del poblado que tenían armas se apostaban en el pozo y les obligaban a pagar para poder sacar agua.
Por cosas como esta tengo tantas dudas a la hora de colaborar e implicarme con ONG's. Se que mucha gente participa y trabaja con ellas con toda su buena voluntad, aunque creo que muchas otras lo hacen para poder decirse "yo ya he hecho mi parte" y dejar sus conciencias tranquilas. Pero mientras no vayamos al fondo de los problemas, casi nada de lo que se haga va a tener más que un efecto corto y a veces incluso contraproducente.
Me parecen muy bien las acciones concretas e inmediatas ante situaciones urgentes y graves, pero creo que debemos luchar por hacer que esas gentes que necesitan la ayuda y el apoyo de estas organizaciones, dejen de necesitarlo. Claro que igual así muchos dejarían de tener las benzodiacepinas de su conciencia.

domingo, 1 de diciembre de 2013

Conceptos Que Sacudieron Mi Cabeza

Estoy tan plácidamente  diluido en el mundo conservador en el que me veo obligado a desenvolverme a diario, cuando de pronto una bomba subconsciente viene a perturbar mis adormecidas neuronas.
Ha sido culpa del insomnio, de despertarme a las 7:00 de la mañana sin necesidad, encender la televisión, y en un claro ejemplo de masoquismo intelectual ponerme a ver el programa de Sánchez Dragó.
Entre la insoportable pedantería del presentador, una feminista algo trasnochada, una lesbiana estándar y otra señora a la que no escuché, resuena una voz vestida con traje y corbata negros y corte de pelo masculino.
Con naturalidad, lucidez, gran locuacidad y, digámoslo, algunas efectistas palabras rimbombantes, empieza a desgranar conceptos sobre la pansexualidad, la píldora como método de control exquisitamente impuesto, los transgénero y el uso consciente de testosterona. Ideas que nunca se me habrían pasado ni remotamente por la cabeza. Me deja aturdido y con la cabeza dando vueltas.
Al día siguiente, en la comida, comento el programa. Un compañero lo ha visto y se ha sorprendido como yo. Esa misma tarde, aprovechando un paseo por Chueca, nos vamos a una librería y compramos su libro.
Aún no lo he leído, pero lo que he ojeado por encima promete.
(Texto escrito originalmente el 18 de Mayo de 2008 en la T4 del aeropuerto de Barajas).

lunes, 25 de noviembre de 2013

¡Hay Que Hacerlo Ya!

Resulta que hoy celebramos el día mundial contra la violencia machista. Es un cachondeo esto de los días para todo. Sobre todo porque parece que con repetir que hoy es el día de no se qué o ponerse un lacito de un color X, ya está todo hecho, y nuestras conciencias tranquilitas.
Pero en el tema de la violencia machista hay que hacer cosas, y hay que hacerlas ya, o seguiremos lamentando víctimas. Pero no sólo las que salen en la televisión y nos hacen decir "que penita", y juntarnos delante un ayuntamiento para salir en la puta foto. También el montón de mujeres (y también hombres) que viven un infierno diario y no son capaces de salir de él. Hay que ponerse a hacer cosas, pero en serio, y ya.
No podemos permitir que los maltratadores puedan aterrorizar a una mujer tras otra sin que les pase nada. La sensación de impunidad sólo les fortalece. No puede haber ni un resquicio para que quede sin castigo la más mínima agresión probada, física o mental.
Hay que sacudir los cerebros de todas esas adolescentes que siguen pensando que su futuro pasa necesariamente por encontrar un marido, casarse y tener hijos. Hay que demostrarles de una puta vez que una mujer no necesita a un marido para tener una vida plena y satisfactoria. Que tener una pareja y formar una familia es una opción de vida, es una elección, no un imperativo.
Tenemos que acabar con medios de comunicación que siguen transmitiendo a las mujeres la idea de que su felicidad pasa por estar guapas para ellos, por tener un cuarto de la colada cómodo para no tener que agacharse a poner la lavadora, y que lo más importante de su vida es el día de su boda.
Hay que prohibir tajantemente que estamentos con capacidad de presión e influencia social como la iglesia, se permitan animaladas como publicar un libro en el que se dice que la mujer ha de casarse y ser sumisa.
Hay que actuar contra el o la maltratadora aunque su víctima no lo desee, aunque retire denuncias, aunque diga que no pasa nada. Las víctimas están en un estado mantenido de indefensión mental, del que no son capaces de salir por si mismas muchas veces, y eso hay que cortarlo de raíz.
Hay que enseñar a las víctimas del maltrato que son vulnerables, que necesitan ayuda, que no deben tener vergüenza de pedirla. Que son vulnerables y que es muy fácil que vuelvan a caer en los mismos errores. Que es muy fácil que alguien con un poco de cariño y comprensión se aproveche de ellas o ellos en un momento en el que necesitan más que nunca alguien que les quiera. Hay que enseñarles que no necesitan una pareja, que pueden ser fuertes y salir adelante, mostrarles el camino correcto y enseñarles los errores para que no los cometan de nuevo.
Tenemos que empezar por educar a nuestros adolescentes en que nadie es dueño de nadie. Que los celos patológicos son una señal de alarma. Que el control no es un signo de amor. Que alejarte de tu familia y amigos no se hace por cariño. Que esos son signos de que hay que marcharse, y marcharse ya.
Y tenemos que enseñar a las víctimas a quererse a si mismas, a estar en paz consigo mismas, a entender que la culpa no ha sido suya, a no sentirse culpables, a no pedir perdón porque no han hecho nada malo. Y enseñarles a decir NO.

viernes, 22 de noviembre de 2013

Periódicos y Vida Real

Todos los días hojeo tres o cuatro periódicos. De distintas ideologías y perfiles. Creo que la única forma de acercarse un poco a la verdad y formarse una idea propia sobre las cosas es esa, saber que dicen los que opinan como tú, y los que están en las antípodas de tu ideología.
Pero hay días en los que según vas hojeando y leyendo, te va dando tanto asco, te vas indignando tanto, te vas cabreando de tal manera, que te preguntas el por qué coño se te ha ocurrido hoy mirar nada.
Hoy he sentido indignación, cabreo, sensación de ¿qué es lo que estamos haciendo tan mal?, repulsa del género humano.
Si, es la jodida vida real, pero a veces da náusea.

Música de Fondo: King Crimson - Neurotica

domingo, 17 de noviembre de 2013

Pedir Ayuda, Recibir Ayuda

Hay situaciones en nuestro trabajo y en nuestra vida en las que no sabemos si seremos capaces de superar el reto que tenemos delante, por su dificultad, por ser la primera vez que nos enfrentamos a él, o porque nuestro estado físico o emocional no es el adecuado y no podemos ver y pensar las cosas con la claridad necesaria.
En esos momentos de duda debemos intentar no perder de vista el objetivo. Y si no nos vemos capaces de alcanzarlo por nuestros propios medios, no nos debe temblar la voz para pedir ayuda.
Pedir que nos ayuden no es un signo de debilidad ni de fracaso. Muy al contrario, es una señal de inteligencia y sensatez. "Oye, no voy a poder con esto solo, échame una mano". Ser capaz de pronunciar estas palabras es una manifestación clara de madurez.
Pero si importante es ser capaces de darnos cuenta de que necesitamos ayuda y pedirla, más importante si cabe es saber recibirla.
Si alguien ha decidido que somos lo suficientente importantes como para dedicar su tiempo y esfuerzo a ayudarnos, debemos intentar sacar el máximo provecho.
Cuando alguien nos ayuda de verdad nos dirá cómo cree que debemos hacer las cosas, cuáles le parece que deben ser los pasos a dar para solucionar nuestro problema o la forma más adecuada de superar el reto o el obstáculo que tenemos delante. En ocasiones tendremos que oír cosas que no queremos o no nos gustan, que nos estamos equivocando, que ese no es el camino. Pero si somos inteligentes y apreciamos la ayuda que se nos está brindando, debemos escuchar y reflexionar sobre todo esto que se nos dice y darnos cuenta de que esa persona que nos está echando una mano quizá tiene razón.
Debemos tener cuidado en elegir a quién pedimos que nos ayude y de quién aceptamos apoyo y consejo. Pero si alguien decide que quiere que salgamos adelante con su ayuda, lo mínimo que podemos hacer es prestarle atención.

domingo, 10 de noviembre de 2013

...y Finales.

"Para siempre es demasiado tiempo". "Los amores eternos duran hasta que se terminan". Frases escuchadas una y otra vez, manidas de tanto usarlas, tópicas si queremos, pero quizá porque llevan algo de razón.
Las relaciones se terminan, el amor fantástico y maravilloso puede acabar desapareciendo. La rutina, las obligaciones, los problemas... A veces el amor incondicional por sí solo no es suficiente para superar todas las zancadillas que la vida le va poniendo a nuestras relaciones.
Y no es el fin del mundo. Aunque al principio puede parecerlo, no lo es. Duele, se echa de menos, la soledad nos atormenta, el vacío escuece. Pero todo eso se pasa. La vida renace, las personas renacen, crecen, se vuelven mejores personas. Y si vuelve a aparecer una persona que nos complementa, perfecto! Y si no, no pasa nada. Se puede avanzar igualmente.
Cuidemos lo que disfrutamos. Esforcémonos día a día en regar y abonar nuestras relaciones. Si las tenemos y merecen la pena, necesitan cuidados.
Pero si algún día se acaban, adelante, que la vida y las personas siguen ahí.

Música de Fondo: Billie Holiday - Good Morning Heartache